28 abril, 2014

El oso hormiguero

video
Mi amigo Julián Herrera, excelente diseñador, ha construido este breve juego. El punto de partida es un album mio inédito, Tribulaciones de un pequeño oso hormiguero, al que no le gustan las hormigas. Gracias Julián por tu generosidad mexicana

21 abril, 2014

Exposición en Barbastro

Estoy exponiendo en la sede de la UNED. Un precioso espacio de trescientos metros donde he colocado parte de mi trabajo como ilustrador, son ya casi cincuenta libros. También actúe como domador de pulgas. Los niños nos lo pasamos muy bien

07 octubre, 2012

FIN DE SEMANA EN PARÍS


Antes de marcharme por una larga temporada a México he querido despedirme de París, la ciudad que tanto amo. He recorrido los "parises" que me gustan: La isla San Luis, el Jardín de Luxemburgo, El Parque Montsuris, el barrio Latino, el Marais, las orillas del Sena...En esta ocasión no visité ningún museo, me dediqué a callejear durante horas, como huyendo de algo, hasta que las fuerzas me fallaban. Frecuenté algunos salones de té muy especiales, las terrazas de mis cafés. Arrastré mis pies por los jardines levantando las primeras hojas muertas, recogí una castaña que acariciaré en mi bolsillo durante meses. He regresado triste y nostálgico. Me ha sentado muy mal este viaje. Tal vez no debía haber ido. Me gusta compartir las cosas, pasear solo no tiene sentido. Por lo demás estuve charlando con Cortázar, con Cézanne, con Camus. Allí siempre se encuentra gente interesante. Picasso se había ido.

26 septiembre, 2012

EL VAMPIRO DE LA ESTACION



EL VAMPIRO DE  LA ESTACIÓN

Al terminar la jornada
acudía a la estación y
allí,
sentado en un banco,
pasaba el resto del día.

Regresaba a su cuarto.

Se alimentaba de despedidas.
De rencuentros de otros,
de sus tristezas,
de sus alegrías.

Coleccionaba las miradas,
los besos,
los abrazos.

 En la soledad
nocturna,
recordaba.

Agotado
Por tantas emociones
se quedaba dormido.
                                                                                      ANTONIO SANTOS


29 abril, 2012

El oficio de ilustrar - Antonio Santos




DEL 19 DE ABRIL  al 7 DE JUNIO DE 2012



EN LA SALA DE EXPOSICIONES DEL CENTRO DE LA UNED



Avda. San Juan el Real, 1. Calatayud




Sin título-3 1 10/04/2012 13:53:41http://www.calatayud.unedaragon.org/static/actividades/exposiciones/exposiciones-index.asp

28 febrero, 2012

Jueves, 15 de marzo. Presentación en Ra del Rey

Presentación de la carpeta de aguafuertes "Elogio de la pasividad" con textos de Julio Llamazares. Contaremos con la presencia de Julio Llamazares, Segundo Santos (Editor) y Antonio Santos. A las 20 hs en galería Ra del Rey.

Viernes, 2 de marzo. Mesa redonda en Madrid

Mesa Redonda: Arte degenerado o la degeneración del arte. Con la presencia de Carmen Pallares, Davi Lechuga, Tomás Paredes y Antonio Santos. A las 20 hs en Galería Ra del Rey, calle Reina Nº 11.

Antonio Santos expone en Madrid

01 noviembre, 2011

TALLERES EN MÉXICO (Noviembre 2011)


El cinco de este mes viajaré a México y me quedaré allí hasta el treinta. Me han invitado, desde el Ministerio de Cultura de aquel país, para impartir talleres en la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco (del 7 al 11 de nov.), en la carpa de la ENPEG "La Esmeralda" (Cenart) (del 14 al 17 nov.), en Oaxaca (del 21 al 24 de nov) y en la Feria del Libro de Guadalajara (del 25 al 30 de nov).
El taller se titula "El esqueleto de las cosas" y trata del álbum ilustrado.
Participaré en algunas mesas redondas. También habrá revisión de carpetas de ilustradores y otras propuestas girando en torno a la literatura.
A mi regreso seguiré contaré la experiencia.

MAURICIO (Cuento mexicano)

Se levantó tarde. Había dormido maravillosamente. Después de ducharse y ponerse su traje nuevo, comprado para la ocasión, salió a la calle. Se dirigía al concesionario de automóviles donde iba a estrenar un fabuloso descapotable rojo, como mandan los cánones. Se había gastado todo su dinero en aquel capricho. Además, para redondear el día, tenía una cita con una mujer a la que había cortejado desde hacía mucho tiempo. Hoy era el día.
Tomó la avenida y se internó en un paraje solitario. Allí, elegantemente vestida, estaba ella. Se saludaron con cortesía. Se bajó del coche, le abrió la portezuela y, cuando ella se hubo acomodado, la cerró.
Siguieron por una bonita y serpenteante carretera junto al mar. A lo lejos se veían los barcos y los cristales del agua.
  • Estás bellísima.
  • Tú también.
  • Si supieras cuanto tiempo te he esperado.
  • Y yo a ti. Te he deseado desde el día en que naciste. Todavía te recuerdo en brazos de tu madre buscando, desesperadamente, su pecho. Eras tan gordito...
La carretera seguía en su sinfín de curvas.
  • Puedo besarte ahora.
  • Debes hacerlo. Ha llegado el momento.
Mauricio dejó el volante y la abrazo. Se fundieron en un beso mientras él, con el pie derecho apretaba el acelerador hasta el fondo.

30 octubre, 2011

INCLUSIONES


La idea de incluir objetos en algunos de mis trabajos surgió en un paseo campestre. Uno suele encontrarse muchos objetos a los que normalmente no damos ningún valor; una lata vieja y oxidada, un trozo de madera abandonado por los xilófagos, un canto rodado modelado por el roce y el agua durante cientos, tal vez miles, de años. Son objetos que me gusta recoger, mirar, acariciar y que, en ocasiones, llevo durante semanas en los bolsillos.
Pensé, que si los introducía en un cuadro, que si lo pintado pasaba a ser marco, esos objetos cobrarían una importancia que nos obligaría a reparar, con atención, en ellos. Era, también, una especie de guiño al maestro Duchamp y a sus rade-mades en cierta clave humorística. A la vez se establecía un juego semántico, un poc
o a la manera de los espejos velazqueños (ya saben lo de la imagen de fuera que entra en el cuadro estableciendo una especie de tridimensionalidad en la superficie plana). En fin, comeduras de coco de alguien que se dedica a esto de la imagen.
Al final, como me sucede siempre, todo este tinglado que podía parecer serio, incluso artístico se desbarató. Sucedió que pasé por una tienda de juguetes en Madrid, una de mis favoritas. Entré al ver una maravillosa colección de peonzas en el escaparate. Compré algunas y se me ocurrió pintar una serie de cuadritos de niños jugando con ellas, incluso me pinté yo, tan viejo, en uno. Y las cosas dejaron de ser serias y merecedoras de un cierto respeto.